Será obligatorio el cambio a partir de Julio de 2018 y a partir de julio de 2019 para pequeños productores. El objetivo es justamente ayudar al consumidor a hacer elecciones informadas para lograr una dieta saludable. Algunos de los cambios con respecto al etiquetado anterior son:
  • Ajuste en el tamaño de la porción a que reflejen las cantidades reales consumidas; por ejemplo la porción de helado sube a 3/4 de taza (antes 1/2 taza).
  • La tipografía en algunas partes del etiquetado cambia.
  • Aumenta el tamaño del tipo de letra para el tamaño de porción y para las calorías.
  • Se quitan las calorías provenientes de grasa. El razonamiento es que ahora las guías de alimentación mencionan que es más importante enfatizar en el tipo de lípidos consumidos (saturados y no-saturados) que en el total de lípidos consumidos.
  • Se reporta la cantidad de azúcar agregada en gramos y el porcentaje que esa cantidad implica con respecto a los 50 gramos máximo de azúcar añadida sugerida en una dieta de 2000 kilocalorias.
  • Se incluye la vitamina D y el potasio y ya no es necesario informar el contenido de vitaminas A y C. Lo anterior porque los primeros no siempre son consumidos en las cantidades recomendadas y, rara vez hay deficiencias en el consumo de los segundos.
etiquetas
etiquetas2